¿Es bueno beber cerveza después de correr?

Somos muchos a los que nos gusta la cerveza ya sea solos o acompañados de los amigos y familiares, pero sobretodo cuando llegamos sedientos después de correr, pero esto puede que no nos ayude demasiado para estar en forma.

La vida que llevamos tan ajetreada, en la que apenas tenemos tiempo para nosotros mismos, es difícil compaginar el salir a correr o entrenar con nuestra vida social, por lo que en este artículo te mostraremos los beneficios de la cerveza, sus pros y contras al tomarla después de hacer deporte y así puedas cultivar todas las facetas de tu vida sin dejar ninguna de lado, pero antes de nada…

¿Qué es la cerveza?

No a todos los que nos gusta la cerveza sabemos cuáles son sus componentes, ni como nos afecta en nuestro organismo más allá de que nos engorda y de que no es buena como complemento del ejercicio físico.

Más tarde veremos que esto no es del todo cierto. El 95% de la cerveza es agua mezclada con cereales y lúpulo, un 4 % de carbohidratos de metabolización lenta, los cuales liberan glucosa de forma moderada en nuestro organismo. En la cerveza también podemos encontrar minerales como el magnesio, sodio, fósforo, calcio y potasio.

Teniendo en cuenta que el nivel de alcohol está entre un 4% y un 6,5%, realmente bajo, a priori podemos considerar que la cerveza es un buen complemento para el Running y cualquier tipo de entrenamiento.

Nos aporta nutrientes, carbohidratos y nos hidrata, por lo que sería una buena bebida recuperadora.

En el siguiente apartado lo volveremos a comentar pero avanzamos que como sustituto ideal de la cerveza podríamos utilizar la cerveza sin alcohol ya que obtendríamos los nutrientes de esta sin ese aporte alcohólico.

Disfruta de los beneficios de una buena cerveza después de entrenar

Ya que la cerveza no está diseñada como una bebida especial para recuperar después del Running, tenemos que tener en mente que no debemos tomarla como de costumbre después de un entrenamiento. Pero una cerveza no mata a nadie.

Como he dicho antes, gracias a que tiene minerales, como por ejemplo el sodio (aunque sea en una cantidad baja con respecto a bebidas isotónicas) nos ayuda a recuperar esas sales minerales que hemos perdido haciendo deporte.

Señalar también que la cerveza tiene un alto contenido en antioxidantes y en vitaminas del grupo B, lo que nos ayuda a aminorar el estrés oxidativo y nos calma la “sed” de vitaminas de dicho grupo.

También el componente social es muy elevado, por lo que lo mejor sería intentar llegar la quedada con amigos o familiares, habiéndonos hidratado y comido bien y después tomarnos una caña. Como apuntaba antes, si la cerveza es sin alcohol mucho mejor, aunque todos sabemos que el sabor y la textura no es la misma, pero si queremos estar en forma hay que hacer pequeños sacrificios.

Aunque nos pese, la cerveza no es el complemento ideal

Como llevamos comentando, la cerveza no es el mejor reconstituyente para un entrenamiento y eso no lo decimos solamente nosotros sino que la mayoría de instituciones científicas dicen que el consumo de alcohol no está bien relacionado con el deporte.

Dicen que cualquier cifra de alcohol por pequeña que sea afecta de forma negativa a la recuperación después del ejercicio y también a su rendimiento, ya que el alcohol tiene efectos sobre diversas funciones neuropsicólogas.

Además, el consumo de alcohol produce un efecto diurético por lo que si tomamos cerveza después de hacer deporte nos provocará que orinemos, cuando lo último que queremos después del entrenamiento, que nos encontramos en un momento de hidratación es perder líquidos, por lo que por esta parte no tiene mucho sentido beber cerveza como complemento para recuperar líquidos.

Nuestra recomendación

La mayoría de nosotros no nos dedicamos al running como una profesión, sino que es un hobby que practicamos para sentirnos bien con nosotros mismos, sentirnos libres, estar en forma y tener salud.

Por lo tanto, no tenemos que tomarnos tan a raja tabla el consumo moderado de cerveza, incluso para los deportistas profesionales no es malo que tomen unas cervezas después de una carrera, tanto para celebrar que la han corrido como que la han ganado.

Como hemos dicho, después de entrenar, nuestra ventana anabólica está lista para recibir alimento y además necesitamos recuperar las sales y el agua perdida por lo que no está mal de vez en cuando tomarnos una caña con nuestros amigos y recuerda, si la cerveza puede ser sin alcohol mucho mejor.

Comparte si te ha gustado.

Deja un comentario